viernes, 30 de septiembre de 2016

WE FOUND WONDERLAND.









Comenzó la primavera y con él llegó el calor y los jugos bien helados. Hay que ser sincera, tenía muchas ganas de ponerme un vestido y la semana pasada hizo mucho calor en mi ciudad. Este vestido me ha acompañado en muchas, su diseño étnico le da el toque necesario de la temporada. Lo decidí combinar esta vez con una blusa Nine West que compré el pasado verano en Pichilemu, me costó apenas $3.000 pesos y unas sandalias, que me regaló mi hermana, de Gotta. El collar es de una tienda de instagram (en otro post hablaré de estos collares) que las conchitas vienen con todo para este verano entre las tendencias de jóvenes chilenas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿?

La gran pregunta... Qué ocurrió con mi vida. Han pasado vaaarios meses desde mi última publicación, la universidad y mi vida ya no son l...