sábado, 16 de enero de 2016

GOLD SNEAKERS.



Algo tengo con las zapatillas que últimamente las quiero TODAS.
¿Les ha pasado que ven algo a principio de año y cuesta una cantidad de dinero que prefieren dejarlo ahí, como ese producto platónico que prefieren ver de lejos? Ya, eso me ocurrió a mí.
Estas zapatillas las colocaron en vitrina de Falabella en marzo para el avance de temporada. Yo me quería moriiir, me enamoré de ellas a primera vista. Es que son tan hermosas. Pero lamentablemente costaban mucho $$, unos $40.000 si no me equivoco o tal vez unos $35.000 pero para ser unas zapatillas con brillitos que a la primera postura se te van a ensuciar o a maltratar, era mucho.
¿Entonces qué hice?
Las ignoré por completo.
Con el dolor de mi corazón, las ignoré.
Pero jamás bajaban su precio y para uno, como compradora compulsiva y sin dinero, duele.
Pero qué pasó. Llegó navidad. Tenía $40.000 para gastar en mi regalo y lueeego de gastar $25.000 en ropa fui a zapatería a ver algún zapato (además las zapatillas que tanto quiero cuestan como 3/4 del presupuesto que tenía, ni una gracia) y las veo en oferta *suena música celestial* y costaba lo que me quedaba de dinero $15.000. Yo estaba feliiiiiz, dichoooosa, fui a la caja con los famosos zapatos y me dice la vendedora que costaban $10.000.
Me sobraron 5mil pesos. Los cuales me los gasté en comida. 
PERO ES IDEAL TODO.
Amor infinito a las ofertas de fin de año.

sábado, 9 de enero de 2016

SNEAKERS.



¿Han escuchado el dicho ''la moda no incomoda''? Es totalmente cierto.
Les vengo a mostrar el nuevo must de esta temporada (al menos en Chile) son estas preciosas zapatillas con una plataforma bastante alta que digamos. Para nada incómodas como para lo que cree la gente que las ve. Pero sí al principio uno de siente incómoda por la punta, me refiero a que no falta ese momento en el que caminas rápido y sientes que con esa punta te irás de cabeza al suelo. Es cuestión de práctica solamente.

Y como siempre, contaré la historia de cómo obtuve estas zapatillas.
Fue una total odisea.
El mes pasado (sí, diciembre) he estado cuidando a mi sobrina y por ello me pagaron $50.000 ó $60.000, no me acuerdo muy bien, ya pero es bastante dinero y me da lata sacar cuentas en dólares. Es harto. Al menos para una estudiante. Y yo ya había visto estas zapatillas en tiendas de la ciudad y me decía ''Cuando me paguen me las voy a comprar, da lo mismo cuánto cuesten, las tendré'' y ya, para el 31 de diciembre fui a comprarlas (las quería para año nuevo jajaja) y en la tienda en la cual estaba mi talla, lo habían vendido y yo estaba como #NOOOO. Y fui a ver a otras tiendas pero no estaba mi talla y estaba todo súper mal. La cuestión es que íbamos por la cuadra de esa tienda, de regreso a la avenida principal y seguir con los planes, y en eso sale en vendedor y me dice ''Llegó la zapatilla del modelo que usted quería en su talla'' mi mamá y mi hermana eran las más felices y yo estaba como ah, ya, está bien... No sé qué me ocurrió que no me emocioné.
Y así fue todo.
Llega a ser tonto pero me gusta contar las anécdotas de las cosas que compro. Siempre hay.




Aún no se vuelve en una moda colectiva que hasta muchas veces te apesta ver en la calle (sí, suele ocurrir) y lo mejor es que muchas personas te ven como si estuvieras imponiendo una tendencia. Y créanme, hay muchas famosas de la tv criolla que ya lo han ocupado, sobre todo Vesta Lugg, que a ella se las vi primero y me encantaron al instante.
Sí, ella es Vesta Lugg.

¿?

La gran pregunta... Qué ocurrió con mi vida. Han pasado vaaarios meses desde mi última publicación, la universidad y mi vida ya no son l...